Arrechera

C_fgZdWXYAEpz4w

Miguel Castillo siendo trasladado a un centro asistencial

Comienzo disculpándome con mis lectores por lo coloquial y obsceno del título, pero por más que intenté elegir otra opción, la verdad no hay ninguna palabra que exprese tan certeramente lo que siento tras los hechos de hoy.

Una vez más, el régimen evidenció su espantosa escasez de humanidad y sacó a la calle a sus huestes vestidas de uniforme, siempre con la misma meta: agredir, atacar, detener…joder. Al igual que en jornadas pasadas, la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana hicieron gala de su terrorismo institucional, de esa violencia legítima que, lejos de las definiciones sociológicas, se convirtió en una patente para practicar el sadismo sin ninguna represalia. Es la barbarie como autoridad.

Aunque parecido a otros días de protesta, el 10 de mayo fue a la vez diferente, muy diferente. La represión tuvo un calibre más grotesco, las golpizas dadas por “los cuerpos de seguridad” exhibieron más saña y placer retorcido, y lamentablemente el saldo blanco quedó una vez entre las tantas esperanzas ilusas de quienes ansiamos la paz y la democracia.

En medio de esa orgía de lacrimógenas, agua, escudos, sudor, banderas, heces y hematomas, se supo la noticia de otras dos vidas que se apagaron. Mientras Miguel Castillo caía en Las Mercedes por una presunto proyectil de plomo que se alojó en el tórax, Anderson Dugarte ya no pudo más en Mérida luego del balazo que le dieron en el cráneo dos días atrás.

Dugarte era mototaxista, y estar en el lugar y momento equivocados le costó la vida. Por su parte, Castillo era un joven colega, un chamo estudioso y de ésos quienes aún creían en la educación y en el esfuerzo como caminos verdaderos para salir adelante.

A Dugarte lo lloraban en los Andes, y en Caracas el Alcalde de Baruta, Gerardo Blyde, comentaba que “Baruta estaba de luto” por Castillo, al tiempo que hacía un duro llamado a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, para que saliera de su oficina y tuviera una posición mucho más firme ante la anarquía homicida que impera en el país.

Algunos personeros del régimen aprovecharon el momento difícil para apagar el fuego con gasolina. El Ministro de Relaciones Interiores y Justicia (sic), Néstor Reverol, salió raudo y veloz a afirmar que estas muertes de hoy fueron causadas por “un francotirador de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)”. Como siempre, no hay pruebas, no hay análisis, sólo lo que su mente retorcida elucubra para favorecer siempre al oficialismo. En otra esquina, el Defensor del Pueblo (sic también), Tarek William Saab, aprovechó quizás una pausa en su rutina de deltoides para tuitear escuetamente que lamentaba el fallecimiento de Castillo. Otro saludo a la bandera de una figura anabólicamente decorativa.

Volviendo al tema, si a nosotros nos generan rechazo y molestia esas muertes, pensemos en las familias de estos jóvenes, así como de los otros 37 fallecidos (según la ONG Provea) que van desde que comenzaron las protestas. Pienso en las madres que forzosamente aprenderán a vivir con un vacío que no se llenará jamás. Pienso en esa sensación espantosa para un padre de ver partir primero a un hijo, y más en esas circunstancias. Pienso en que probablemente no sabrán quién acabó con la vida de sus seres queridos. Vivirán con el mismo dolor que embarga a los deudos de Geraldine Moreno, Bassil Da Costa, Robert Redman, o de Armando Cañizales, por mencionar a algunos de tantos caídos.

La misma rabia surge por otros casos igual de alarmantes. Luego de 34 días sin noticias, la familia de Ángel Vivas pudo ver por fin al General, detenido por su postura contraria al chavismo-madurismo. El balance dado por su esposa, Estrella Vitora, muestra la verdadera cara de esta dictadura. Vivas presenta dificultad para caminar, golpes en el tórax, pérdida de visión en un ojo, falla de audición en un oído por arma blanca, no puede orinar muy bien, y necesita atención médica prioritaria. Es evidente la tortura a la que ha sido sometido, ante la mirada feliz de Miraflores.

Cuando recorres los videos de estas seis semanas, esos en los que hay maltratos, saqueos, detenciones arbitrarias, bombas lacrimógenas lanzadas en horizontal, vejámenes, y muerte, es cuando comprendes por qué no podía haber otro título en este escrito. Hay demasiada indignación, furia ante lo que está pasando, y las torpes acciones del gobierno hacen todo lo posible para exarcerbar más a la disidencia. Maduro en medio de su conversa vacuna jura que la gente puede dejar la calle y volver mañana al trabajo como si no ha pasado nada. ¡Qué va!, el punto de no retorno hace rato que se cruzó.

Vendrán días muy duros, y lo que vimos el 10 probablemente sea superado en fechas siguientes. Se lucha contra un régimen asesino. El adversario es una tiranía que no duda en hacer lo que sea para mantenerse como regente. No hay escrúpulos, no hay Derechos Humanos que valgan. Sólo hay morbo, psicopatía castrense, lujuria de sangre entre pasos ridículos de salsa. Tanta aberración actual que vemos hoy me recuerda lo dicho por Julio César Strassera en aquel juicio a las Juntas Militares argentinas: “Este proceso ha significado, para quienes hemos tenido el doloroso privilegio de conocerlo íntimamente, una suerte de descenso a zonas tenebrosas del alma humana, donde la miseria, la abyección y el horror registran profundidades difíciles de imaginar antes y de comprender después”. 

Pero aunque todavía nos resulten horrorosamente increíbles de imaginar (como dice Strassera), eso no nos amilana. Por primera vez en muchos años, veo coordinación y empeño. Estamos todos sincronizados con mantener el rechazo pacífico contra los magistrados del TSJ, contra el golpe dado a la Asamblea Nacional, contra la absurda e ilegal Asamblea Constituyente comunal. La comunidad internacional está consciente del talante criminal de lo que queda de robolución, y ahora más que nunca debemos seguir denunciando las atrocidades cometidas en nombre de la paz y la justicia.

No lo olvidemos: cuando la noche es más oscura es porque falta poco para amanecer, y sé que un nuevo sol saldrá pronto para Venezuela. Sigamos unidos, firmes, enfocados. Transformemos ese dolor en lucha, esa indignación en acciones, y esa arrechera en la energía que necesitaremos para reconstruir a nuestra Patria.

¡Falta menos! ¡Somos más!

 

Anuncios

Xenofobia amnésica

Screen Shot 2017-04-29 at 6.58.52 PM

Foto: XEU

Esta mañana algunos venezolanos hicieron una concentración en el asta bandera de Veracruz, en rechazo a Maduro y a la crisis que impera en Venezuela. Siempre había visto o sentido reacciones de apoyo y comprensión del mexicano común, consciente de la grave situación que ocurre en nuestro país. Pero hoy, los comentarios en redes sociales fueron diferentes: “¡váyanse a su mugroso país!”, “¡depórtenlos!”, “nos roban nuestros empleos”, o que “son pagados por el PRIAN” o “la mafia del poder” para atacar a cierto candidato de izquierda.
Screen Shot 2017-04-29 at 6.57.47 PMNunca en ocho años había visto xenofobia a la mexicana, absurda e incongruente a mi parecer cuando acá se denuncian con vehemencia los ataques y vejaciones que sufren los mexicanos en Estados Unidos y en otras latitudes, sólo por su nacionalidad o raza.
Quienes se expresan así, evidentemente no entienden lo difícil que ha sido esto para nosotros. No comprenden que jamás quisimos ser parte de esta diáspora que ha sufrido Venezuela en casi 20 años. Jamás nos pasó por la cabeza antes de 1999 que creceríamos, trabajaríamos o haríamos familia en un sitio diferente al nuestro. Jamás planificamos llegar sistemáticamente a otros países sólo porque nos diera la gana y nos pareciera chévere.  Sólo nos quedó salir, dejar todo atrás, y comenzar de cero plegándonos a la realidad de nuestros nuevos destinos para poder vivir digna y tranquilamente, pagando con trabajo y esfuerzo el cobijo que ellos nos han dado.
Tristemente, esta animadversión local se suma hoy a la de algunos panameños, Screen Shot 2017-04-29 at 6.55.36 PMdominicanos, colombianos, españoles y chilenos que en fechas recientes han denigrado a mis compatriotas, indolentes ante lo difícil e injusto que es abandonar tu tierra y a tus seres queridos en circunstancias como las nuestras. Muchos de ellos hoy insultan, agreden, y desprecian al venezolano desde la tranquilidad y prosperidad de sus naciones, mismas que cuando estuvieron en problemas siempre contaron con Venezuela.
Mientras Argentina vivía días oscuros por causa de Videla y del criminal “Proceso de Reorganización Nacional”, sus ciudadanos encontraron refugio en Venezuela. Lo mismo hallaron sus vecinos chilenos ante la persecución de Augusto Pinochet. Cuando Francisco Franco gobernaba con puño de hierro a España, miles llegaron a La Guaira buscando un nuevo comienzo, y ni hablar de quienes escaparon de Perú debido a la crisis institucional de Fujimori y a la violencia desatada por el grupo terrorista Sendero Luminoso.
Screen Shot 2017-04-29 at 6.53.53 PMMuchos panameños pudieron ver en la tranquilidad de Venezuela cómo se multiplicaban los muertos en su país por causa de Manuel Noriega, y cientos de miles de colombianos pudieron salir adelante junto a nosotros, en momentos cuando el narcotráfico y la guerrilla desangraban a su lindo país.
Screen Shot 2017-04-29 at 7.03.53 PMEs fácil olvidar a quien te dio la mano en el pasado cuando el presente es favorable. Es sorprendente tanta indolencia ante las circunstancias que nos obligaron a meter nuestra vida en dos maletas.
Sé perfectamente que no todos los venezolanos que han emigrado comulgan con la Screen Shot 2017-04-29 at 6.53.17 PMdecencia y la honorabilidad. Las malas acciones de algunos han acentuado el rechazo, y a veces los que estamos comprometidos con una vida digna y honesta pagamos el precio. Pero si de algo sirve, y al menos en mi caso, mi objetivo seguirá siendo contribuir con México tanto como sea posible a través de mi trabajo y de mis valores, porque a este hermoso país le debo muchísimo. Estoy muy orgulloso de México y su fuerza, y ojalá que nunca le caiga la plaga socialista que quebró y destruyó a Venezuela.
Screen Shot 2017-04-29 at 7.03.30 PMSí, duelen esas expresiones hostiles, pero no nos amedrentan. Seguiremos saliendo a la calle cada día a promover la verdadera imagen del venezolano: trabajador, amable, honorable, amistoso y educado.
Espero de corazón que esa gente que se burla y nos desprecia jamás tenga que pasar por Flag-Pins-Venezuela-Mexiconuestra situación. Ojalá que siempre tenga prosperidad en su propia tierra. Ojalá que no pase por el momento durísimo de despedirse de sus familiares sin saber cuándo los verá de nuevo. Ojalá que nunca tenga que hacer horas de cola para comprar los productos básicos. Ojalá que nunca les pase esto. Ojalá que no.

La debacle de la izquierda sudamericana

“El socialismo fracasa cuando se le acaba el dinero…de los demás”. Margaret Thatcher.

Vuelvo a la carga en este blog abandonado con la reiterada promesa de escribir de forma recurrente. Pero más allá de esta vaina literaria, el motivo de mi retorno se debe a ese descenso estrepitoso de la izquierda sudamericana, la cual va rumbo a una catástrofe que se acentúa cada vez más.

Los sucesos en Brasil, en los que la cámara baja del Parlamento votó a favor de un juicio

El trámite para un juicio a Rousseff avanza y va al pleno de la Cámara bajapolítico o impeachment a la presidenta Dilma Rouseff (que se decidirá en el Senado), son un ejemplo más de que esa época de gloria e infalibilidad que vivió la izquierda sudamericana en los primeros años del siglo XXI quedó bien atrás, muy distante en comparación con los hechos que han ocurrido en distintas partes del continente.

En los 2000, era impensable que estos movimientos tuvieran una reacción negativa fuerte de la población. Pero hoy, ese supuesto negado se volvió una realidad. ¿Qué causó todo esto? ¿Cómo fue que esos gobiernos sólidos y de amplio apoyo popular perdieran el poder o su participación política?

La respuesta está en las raíces y en el comportamiento actual de sus integrantes. La “nueva” izquierda sudamericana emergió como una mescolanza de ideologías más o menos compatibles en las que se hablaba de igualdad, justicia social, progreso y unión de los pueblos en contra de los errores del pasado. Más allá de este cántico seductor para muchos, no había una estrategia nacional coherente. No hubo planes concretos de desarrollo, ni maneras de fomentar el empleo, la formación, la meritocracia o el crecimiento. Todo se reducía a “defender al pueblo”, liberar a los oprimidos, acabar con las “cúpulas podridas” e instaurar un “cambio verdadero”. Así, entre comillas.

De hecho, seguimos esperando que el chavismo explique en qué consiste el “socialismo del siglo XXI”…

Favela-of-Caracas-city-szymanskim.jpgEn otras circunstancias, esta izquierda no hubiera tenido éxito, pero lo tuvo, y por dos motivos particulares. El primero, por los pobres resultados de gobiernos previos, que sumaron a los países en deudas, corrupción, inseguridad, desempleo y medidas económicas que quizás no eran las idóneas para resolver las crisis. El segundo, por un factor no considerado, pero que sirvió de empuje para que esas propuestas huecas y carentes de basamento pudieran desplegarse: la bonanza petrolera.

Contar con arcas repletas de billetes producto del barril de crudo hasta en 140 dólares hicieron posibles las delicias ideológicas de los nuevos mandatarios, e incluso cristalizaron candidaturas de figuras afines a esta tendencia. Curiosa paradoja de un modelo que nació para rivalizar con Estados Unidos, y sus recursos para hacerlo llevan la cara de Washington, Jefferson, Franklin y Lincoln. Una de tantas disonancias de este grupo.

En fin, la vuelta de la sartén aglutinó a muchos en torno a estos nuevos líderes y oxigenó a la izquierda. Fue aplicar botox a un rostro desvencijado y anacrónico, lleno de arrugas y patas de gallina que nacieron en la Sierra Maestra de Cuba hace tantos años. Nueva cara, mismo ADN.

¿Y qué pasó?

66637_154619391247116_100000971685728_261605_1975891_n

La fórmula de descontento social y de un flujo elevado de billetes verdes para satisfacer cualquier gesta o proyecto (bueno o no) hizo fuertes a los mandatarios de izquierda. Por años (o décadas) gobernaron sin el más mínimo temor de que la oposición tomara los espacios que ellos habían ganado. Se sintieron invulnerables, unidos en bloques existentes como Mercosur o en otros nuevos como Unasur, y llamando la atención de otros países como Rusia, Irán, China y otros más. El apoyo popular era sólido, y eso era importante.

Todo parecía ir bien, y esa izquierda latina cada día contradecía tajante a quienes vaticinaban una caída de popularidad. Pero como ella misma dice, si desplazaste a una cúpula dominante para ejercerla tú, siempre aparecerá otra que querrá desplazarte también para ocupar tu lugar.

Las raíces del debilitamiento progresivo del movimiento se centran en dos factores. El 587primero, la disonancia. Si algo necesita la izquierda para ser fuerte es mantener una firmeza en sus conceptos. Pero esto no se vivió. En Argentina, Cristina Fernández arengaba a sus nuevos “descamisados” a luchar contra los oligarcas y el capitalismo, mientras ella vestía siempre elegante con prendas de Chanel, Gucci o Louis Vuitton. Es fácil decirle a los que viven en las villas o zonas pobres de las urbes australes que se debe luchar contra el imperio mientras regresas a casita en helicóptero o vas a El Calafate a administrar tus crecientes propiedades.

150825192646_le_atan_los_cordones_a_evo_morales_624x351_youtubedeamilcarbarral_nocreditLo mismo le pasó a Evo, quien perdió el referéndum para modificar la Constitución y permitirle un nuevo período (estratagema harta frecuente de esta izquierda), debido a sus abusos de poder y estancamiento económico. Ver al otrora líder cocalero esperando que su guardia le amarrara las trenzas/agujetas causó indignación y dejaba claro que a esta camada izquierdista también la seducían los vicios que ellos denunciaron al llegar.

En Venezuela, mi pobre tierra, la vasta renta petrolera convirtió en magnates a militares pic905690760-1-4de todos los rangos. El caudal de dólares aumentó la fortuna personal de la familia Chávez, mientras muchos, como la exdiputada Hiroshima Bravo, aparecían en Florida abriendo spas con dinero presumiblemente de la nación. Personeros oficialistas que afirman odiar a Estados Unidos, haciendo compras en Walmart o de viaje de placer en Las Vegas. Gente sin estudios ni pasado que de repente pasaron a ser empresarios, testaferros y terratenientes…enchufados, como dicen.

Las hijas de Chávez, aun cuando ya él murió y no es Presidente, siguen empleando a La czb_fuiukaaixqzCasona (residencia oficial de la Presidencia de la República) como su casa particular, con la consabida protección de guardias de honor. A ellos se suman muchos que, viendo este flujo de caja tan atrayente, se unieron al gobierno para tomar su tajada y así promover su amor por el comunismo desde una Hummer. Otros que, ante una carrera menguante o crisis financiera, de repente asomaron su amor revolucionario, pero pasaron a vivir en Miami, o a tener haras de caballos purasangre, todo mientras gritan a rabiar: “¡Patria, socialismo o muerte! ¡Venceremos!”

En Brasil, Lula llegó al poder para acabar con la desigualdad y la corrupción de gobiernos anteriores, y hoy está involucrado en prebendas y regalos de Petrobras y otras firmas para facilitar proyectos energéticos. Su sucesora, Dilma Rouseff, está en el ojo del huracán al encubrir a Lula por lo anterior, y al sumir al país en una crisis económica y política que nada tenía que ver con sus promesas electorales. Todo con el Mundial y las Olimpíadas relativamente a la vuelta de la esquina.

mujica-volswagen.jpg_1718483346El único que mantuvo su integridad fue José Mujica, quien gobernó desde su casa humilde, y entregó la presidencia yéndose en el mismo Volkswagen viejito que tenía. Gobernó con apertura, sin rencores, sin ajustes de cuentas, y hoy, con todo y sus errores, mantiene una imagen positiva incluso entre gente con ideología adversa.

El segundo factor está en el adiós de la ya referida bonanza petrolera. El desplome de precios de más de 100 dólares a menos de 40 y su estabilización en un poco más de 50 redujo drásticamente la capacidad de acción de los gobiernos. El superávit financiero duró lo suficiente como para invertirlo en obras que generaran bienestar a largo plazo. Por lo contrario, y en muchos casos, el dinero se empleó para ganar favores, inflamar el aparato de gobierno, y para comprar bienes no necesarios, como las armas adquiridas por Hugo Chávez y Nicolás Maduro, vendidas por Vladimir Putin.

En el caso venezolano, ya no hay billetes para seguir comprando conciencias ni para 95bdf3ea-c6e9-4e4d-b7b5-575bbcc64c3a_W_00600mantener a todos los clientes que pululan alrededor de Miraflores. De hecho tampoco lo hay para medicinas, alimentos, infraestructura, servicios ni inversiones. Lo que queda se usa para sostener a un gobierno, cuya ineptitud ya le hizo perder el Parlamento, y que ahora intenta por todos los medios sabotearlo, inhabilitarlo o crearle una figura paralela.

 

El resultado: debacle

Ambos factores han provocado lo que sabemos. Cristina Fernández finalizó su gobierno en scioli_derrota.jpg_241676493Argentina sin posibilidad de segunda reelección y con la derrota de su candidato designado, Daniel Scioli, ante Mauricio Macri. Su reaparición reunió a sus antiguos seguidores, entre ellos el grupo La Cámpora, todos con extracción peronista. Curioso, el mismo Perón que simpatizó con los nazis pero después se dijo de izquierda. Disonancia de nuevo.

En Bolivia, Evo ya no tiene posibilidad de seguir en el gobierno una vez que termine su mandato. En Venezuela se asoma la posibilidad de un referéndum revocatorio (presente en la Carta Magna) para sacarlo del poder. Por lo pronto, sigue la escasez de comida y medicamentos, continúa la emigración masiva, y el hampa y la anarquía dominan los espacios.

En Nicaragua (ejemplo fuera de la zona pero muy ligada al bloque), Daniel Ortega sigue estancado su accionar, y poco a poco se distancia de sus antiguos mentores ideológicos al escasear el liderazgo, y los dólares.

propagandachavezEn Perú, Ollanta Humala, militar retirado que inicialmente bailó pegado con la izquierda sudamericana, se distanció de ella para gobernar sin ningún vínculo, y pronto finalizará su mandato, posiblemente reemplazado por un candidato de centroderecha, o incluso por Keiko Fujimori, la hija de Alberto Fujimori, el Presidente al que él y su hermano le plantaron una insurrección castrense. La candidata de izquierda, Verónika Mendoza, llegó de tercera en los comicios, y por lo tanto no pasará a la segunda vuelta definitiva.

Rafael Correa, en Ecuador, al no estar Hugo Chávez como figura prominente, ha moderado su discurso interno y externo. Ya no se coloca en balcones gritando que le disparen, pero tampoco critica a los presidentes opuestos. Recordemos su saludo cordial a Macri al asumir el poder en la Casa Rosada. Su tercer período finaliza en 2017, y podría ser el último del economista.

Volviendo a Brasil, si el Senado autoriza el juicio político y Dilma es desaforada, caería otra Dilma-Roussef-llorafigura clave en la unión sudamericana. Brasil tendría que apostar por un cambio, y a ciencia cierta no sabemos qué desenlace tendrá. Lo cierto es que la gente aplicará un voto castigo para rechazar la era de izquierda que vivió el país, mientras que los seguidores de Dilma se plegarán al candidato que surja para mantener lo ganado. El tiempo dirá qué sucede.

A futuro

 Lo ocurrido con la izquierda sudamericana del siglo XXI es simplemente una falla estructural. Tras haber brillado y plantado cara al capitalismo moderno, hoy pierde fuerza y posee múltiples fugas de seguidores que vieron burladas sus esperanzas de un cambio colectivo, y no de sólo los más cercanos al Presidente.

Sus líderes llegaron al poder con la promesa de acabar con los males del pasado, y resulta que en varios casos los superaron: triplicaron las deudas, la inflación, la burocracia y las acciones poco transparentes.

Recuerdo que un profesor universitario, muy de izquierda, comentaba en clases que el partido mientras más popular se dice, más restrictivo es. Y eso está pasando. El PT, el PSUV, el peronismo, y el MAS comenzaron como partidos del pueblo, y dentro hay disputas sensibles donde la masa es la menos empoderada.

En fin, ¿qué sucederá con esta izquierda? A ciencia cierta nadie sabe. Pero de seguir así el pronóstico no es bueno. Si la corrupción, la ineficiencia, el abuso de poder y la no satisfacción de las condiciones básicas se mantiene, el resto de los países donde impera este modelo entrará en rebeldía, o la acentuará.

No sé si a este descalabro se le llame una primavera sudamericana, pero sí es un fenómeno continuado y que, tomando en cuenta a los líderes restantes, no asoma perspectivas de cambio o reflexión.

De terminarse esta tendencia, no necesariamente significa que volverá una derecha recalcitrante o que sea la solución mesiánica. Lo que viene es una evaluación profunda de los rumbos que han tenido los países para determinar mejor qué garantiza que haya verdadera justicia, igualdad, ética, desarrollo, moral y seguridad. Si lo es la derecha bien, si lo es otro tipo de izquierda como la europea, bien también. Mientras tanto, seguiremos viendo cómo pierde terreno un movimiento que tuvo una oportunidad de oro en sus manos, pero que acabó con el oro y mató la oportunidad de muchos.

 

Consejos para el venezolano emigrante

017c7f9c-2574-47bb-8bb4-b2cb6bfcf683_W_00960

Arte cinético de Carlos Cruz Diez en Aeropuerto Simón Bolívar, foto infaltable de quien emigra. Foto: cortesía Notitarde.

Cada vez son más los compatriotas que toman la difícil decisión de dejar Venezuela para probar éxito en otras latitudes. Los motivos son múltiples: inseguridad, mejor calidad de vida, el futuro de los hijos, oportunidades laborales, o simplemente por desconectarse del triste panorama nacional, orquestado por la ignorancia que impera en Miraflores desde hace casi dos décadas.

Los destinos son variados. Muchos optan por Estados Unidos, Colombia, España, Panamá o Argentina, mientras que otros se inclinan por Australia, México, Ecuador y hasta Turquía. Con el paso de los años, las comunidades venezolanas en las urbes del planeta han crecido casi de forma exponencial. En Veracruz, por ejemplo, antes era difícil encontrar venezolanos. Ahora, somos una comunidad organizada donde nos reunimos, nos apoyamos y mantenemos vivo el recuerdo de la tierra que nos vio partir.

Es una sensación agridulce. Por una parte, te alegra saber que tienes cerca a tu gente, con la que puedes hablar y compartir recuerdos de tu vida en Venezuela. Pero por otra, el número creciente te reafirma el estado crítico del país, que obliga a tantos a asumir ese riesgo de aventurarse a lo desconocido y empezar de cero.

En fin. Si usted es uno(a) de quienes decidió irse pronto de Venezuela, o si acaba de llegar a su nueva localidad, le dejo acá algunas recomendaciones para que su experiencia (y la nuestra, ya verá por qué) sea la mejor posible.

1) Planificación: si aún no ha partido de Venezuela, piense bien el paso que va a dar. Emigrar no es lo mismo que el viaje por placer que hizo en el pasado. Hay que analizar profundamente adónde quiere ir, por qué, qué ventajas tiene, qué condiciones posee (inflación, seguridad, empleos, desarrollo, infraestructura, nivel de vida). Muchas personas, por ejemplo, ven a Miami como un destino soñado porque fueron varias veces de vacaciones y era chévere por las tiendas, las playas, o quizás por ese aire que te permite seguir siendo latino y hablar español estando en Estados Unidos. Pero vivir allí no es nada fácil, menos siendo migrante de un país afectado como el nuestro.

dollars-and-euros-background

Prepare bien su presupuesto.

Recuerde: el turismo no es lo mismo que la inmigración. Todos los lugares son muy diferentes si se trata de visitar o de quedarse.

Si pensó el tema como: “Mira compro unos dólares, llego allá y agarro trabajo de lo que sea. No importa que no tenga visa”, tiene altas probabilidades de que haya dificultades a corto o mediano plazo. Incluso fracaso. Es en serio.

Los gastos son elevados y si no hay entradas de dinero pronto los ahorros se van como sal y agua. Una opción es agotar la instancia de trabajar legalmente en su destino. Trate de conectarse con ofertas laborales, o si quiere montar un negocio, tenga ya listo cómo lo armará (incluyendo estudios de mercado, permisos y análisis del lugar al que llegará). Hay páginas que asesoran en la materia.

2) Gaste racionalmente: cuando llegue a su nuevo país, comience de a poquito, limitando sus gastos suntuosos. Evite pensar que como tiene dólares/euros en la mano y comienza una nueva vida, va a empezar por tener pantalla ultra HD, carro del año, y casa lujosa, todo eso sin haber resuelto primero una entrada de ingresos.

Mejor elija una zona triple b (buena, bonita y barata) y los enseres básicos para vivir.

ars_ces_2013_gallery3_15-640x426

Esta tele es muy buena, pero cómprela cuando sepa bien cuáles son sus ingresos y egresos. No apenas llegue.

Créame, poco a poco (si todo sale bien), va a poder comprar paulatinamente esos artículos/propiedades que quiere y que merece. Pero evite hacerlo a la primera.

Muchas veces nos traiciona el pensamiento de “yo no dejé mi casa de pinga en XXX, para vivir en un cuartico sin nada”. Ciertamente, pero eso no es de la noche a la mañana. Lleva tiempo. Primero enfóquese en su estabilidad económica, residencia legal y demás menesteres.

3) Deje la echonería en el avión: Por favor, evite llegar al nuevo lugar con ese pensamiento chauvinista ridículo sobre Venezuela. Está bien querer tu tierra y defenderla, pero de ahí a cacarear “Venezuela es el país más arrecho del mundo”, “es que los venezolanos somos únicos”, “nadie tiene costumbres mejores que las nuestras”, “estos no saben nada porque no tienen cachitos, tequeños, Salto Ángel, hallacas y gaitas” es una reverenda estupidez.

17lgr8

Sea humilde. Deje el chauvinismo en el avión.

Si usted y yo nos fuimos de Venezuela es porque ese país “más arrecho del mundo” está mal. Porque no tiene infraestructura, porque falta comida, porque no se consiguen cauchos o baterías, porque un bachaquero gana más que un maestro y porque los hospitales no tienen medicinas. Así de sencillo.

Dentro de su casa haga lo que guste, pero afuera compórtese como alguien humilde. A partir de su llegada, usted pasa a ser una minoría cultural, étnica o religiosa, y por lo tanto, debe ajustarse a lo que impera en el otro país.

No me malinterprete. Amo a Venezuela, tengo banderas y fotos en mi casa, hago pan de jamón en diciembre y tengo mi Santa Teresa a la mano cuando el paladar lo exige. A mis amigos les digo que mi país es una tierra hermosa de la que estoy orgulloso. Pero hay una delgada línea entre eso y salir con lo de “los venezolanos somos los más arrechos”. Si lo fuéramos, hace rato Chávez o Maduro hubiesen dejado de ser gobierno, y Venezuela sería una potencia de verdad.

4) Sea agradecido: Este punto va en sintonía con el anterior. Agradezca y reconozca lo que el nuevo país está haciendo por usted. Gracias a esa nueva residencia usted tiene trabajo, sus hijos están seguros, disfruta de una mejor calidad de vida, y no debe hacer colas en un supermercado por horas para pelearse, literalmente, por azúcar y harina P.A.N.

Como comenté, cuando emigra pasa a ser una minoría, y debe bailar al son que le pongan. Dé las gracias a EE UU, México, Ecuador, España o la nación que sea, por lo que le da.

Obviamente, tampoco pretenda ser más español que el flamenco, más italiano que la

gracias

Reconozca y valore lo que logra o posee gracias al país que lo recibió.

polenta, más gringo que el tipo de Marlboro, o más mexicano que Emiliano Zapata, renegando de Venezuela o su pasado, porque además de ser estúpido se ve a leguas que uno no es de ahí, por más que imite el acento o demás elementos.

Se trata de ser agradecido, pero asumiendo que se está entre dos mundos: el que se dejó y el que se tiene ahora. Si en un tiempo usted desea ser ciudadano del nuevo país, perfecto, muy bien. Pero no olvide que usted es venezolano de origen. Venezuela no tiene la culpa, sino los que la maltratamos o dejamos que eso pasara.

5) Explore su nuevo destino: Cuando ya esté residenciado en su nueva ciudad, conózcala,7-maravillas recórrala. Vea lo bonito y lo no tanto. Vaya a sitios turísticos, aprenda qué pasó allí, salga a otros estados (cuando pueda, ver punto 2). Si en algunas festividades como Navidad hay tradiciones diferentes, súmese a ellas, participe. Escuche la música local, los deportes de la zona, etc. Con eso demuestra que es buen ciudadano, humilde y que reconoce, sin dejar su gentilicio, las maravillas que le brinda la tierra que lo recibió.

6) Deje las malas mañas en el avión también: Si hay algo que personalmente me molesta y decepciona, es la actitud que muchos compatriotas toman al llegar a un sitio nuevo. No me refiero a lo del punto 3, sino a las malas costumbres.

Si llegó a un nuevo lugar, haga un esfuerzo por seguir siendo o volver a ser un buen ciudadano. No eche basura a la calle, no se pase los semáforos, no raye los sitios públicos, no maneje por el hombrillo, pague sus facturas e impuestos, sea buen vecino, no ponga música a todo volumen todos los días. No deje mal nuestro ya golpeado gentilicio. Compórtese y dé el ejemplo, aun sin importar si la zona donde vive tenga fallas.

Otra cosa: por el amor a Cristo o a la entidad de su preferencia, no vaya a otro país con la meta de fregar gente con negocios trácalas. Muchos venezolanos han sido detenidos e incluso deportados, por hacer negocios turbios que buscan captar ingenuos.

Quizás le parezca buenísimo embaucar gente con productos milagro, pirámides

productos-milagro

Evite la maldita “viveza criolla” buscando a quien engañar. Sea digno y trabaje.

financieras, o defraudando con algo que puede ser necesario para venezolanos o para los residentes. Pero la verdad, si viene con esa meta, mejor quédese. Afuera no lo necesitamos, no lo queremos. Insisto: no deje mal a nuestro ya golpeado gentilicio. Quítese la flojera, la maldita “viveza criolla” y pártase el lomo como muchos de nosotros, de forma digna y responsable.

 

7) Construya un hogar multicultural: Si llegó con familia, haga lo posible porque ellos

diversidad-cultural

Mantenga sus raíces pero también aprenda de la cultura que lo rodea.

también absorban lo nuevo. Evite convertir a su casa en “El Álamo”, donde todo lo del país que lo recibió se queda en la puerta y adentro usted cree que sigue en Venezuela. No se puede tapar el sol con un dedo. Voy de nuevo: está bien tener en casa tus recuerdos, tu música y tus raíces criollas, pero deje que lo local también entre a su hogar.

Por otro lado, si usted forma familia fuera (bien sea que se casó con extranjero(a), o tuvo hijos luego de emigrar), procure enseñarle de dónde son papá y mamá, y sobre el país donde viven. Sus hijos tendrán derecho a la doble nacionalidad (no se las niegue), y debe pensar que Venezuela no siempre estará mal. Ya vendrán tiempos mejores. Si nacieron en España, que sean españoles y venezolanos. Siempre las dos en lo posible.

8) Respete al que se quedó: Que usted tuvo la oportunidad de emigrar es bueno, pero no por ello los que se quedaron son menos. Cada realidad es diferente. Hay personas que no partieron porque su vida está muy arraigada a Venezuela, otras que no cuentan con los recursos, y otras más porque no pueden desprenderse de un familiar. Los que estamos fuera seguimos teniendo parientes con los que hablamos a diario (¡gracias tecnología!) y por los que pedimos que se libren de los males que aquejan al país.

marcan_para_comprar_en_mercal_cortesia_el_impulso

Todos tenemos circunstancias diferentes. El que se quedó no es menos que el emigrante.

Los que aún siguen en Venezuela valen tanto como los que estamos afuera. Todos portamos el gentilicio. No se encumbre en decir que ahora vive en el exterior y que en Venezuela sólo quedaron los de menor ralea, porque ésos son los que están experimentando en primer plano cómo es vivir sin los insumos básicos, con hiperinflación, y con hampa desatada. Póngase en sus zapatos y respete.

Estas son algunas recomendaciones que puedo compartir por acá. Quedan a discreción del lector si las toma o no, porque, al fin y al cabo, cada cabeza es un mundo y cada familia también.

Concluyo con varios aspectos. Ojalá que esta diáspora a la que nos sometió “la revolución bonita” (sic) se revierta algún día y todos, aunque sea de visita, podamos ver de nuevo las ciudades y espacios en los que crecimos y vivimos. Que el talento y el profesionalismo que partió con nosotros sirva de nuevo a los intereses de la Patria.

Asimismo, reitero el llamado a los que ya están afuera, o a los que van a sumarse a nuestro tristemente nutrido grupo a dar lo mejor de sí y demostrar lo que verdaderamente somos como venezolanos. Hagamos el esfuerzo por ser buenos ciudadanos, para que a futuro no sigan asociando a Venezuela con Chávez, Maduro, pajaritos o falta de papel sanitario, sino con educación, disciplina, amabilidad y esfuerzo.

 

 

 

 

César Miguel y el miedo del opresor

 Cesar-Miguel-Rondon-Opinion-640x360

“De esto y mucho más, hablaremos entonces en las próximas décadas de esta República”.

Emulando a César Miguel Rondón en su programa matutino.

Son las 10 con 26 minutos. A César Miguel Rondón lo conocí personalmente una tarde de octubre de 1999 en mi alma máter, la UCAB Guayana. Él era parte de un foro llamado “Cuatro Décadas de la Radio en Venezuela”, en el que además asistieron grandes figuras nacionales como el fallecido Pedro Penzini Fleury, Iván Loscher, y otro líder de la radiodifusión en Bolívar: mi amigo y colega Atilano Valero Santana.

En ese entonces yo tenía 19 años, y aun cuando mis calificaciones eran desastrosas, seguía fiel a la idea de que Ingeniería Industrial era mi profesión (¡cuán equivocado estaba!, y sin ofender a los ingenieros, cuya labor es interesante y loable).

En fin, supe de ese foro, y ante la variedad y relevancia de los invitados, incluido César Miguel, decidí asistir. No tenía idea del impacto de este evento en mi futuro profesional. Fueron los 500 bolos mejor pagados de mi vida (de los antiguos, de los que valían mucho más).

Tras haberle solicitado con mucha pena el autógrafo de rigor, escuché atentamente su participación. César Miguel hablaba con pasión de la radio, de su poder, de su influencia en todos, y de lo importante que era para el periodismo y para las libertades de la sociedad. En ese entonces, ni nos pasaba por la cabeza el desastre nacional que estamos viviendo. César Miguel decía en el foro que pese a los avances de la tecnología, la radio conservaba un sitial de honor en la comunicación venezolana, y que su potencial para llegar a tantas comunidades se mantenía firme como en sus primeros días. La radio, decía, era importantísima más que nunca.

Esas palabras me engancharon, me activaron un suiche en la cabeza. Sabía que ese mundo era para mí, que esa profesión me cambiaba luces, que el periodismo y figuras como él eran lo que yo quería ser.

Los años pasaron, y como cada mañana lo seguía escuchando, una costumbre que nació en mi juventud, cuando papá religiosamente lo sintonizaba en nuestra Grand Wagoneer al llevarme al colegio, y ya luego yendo a la universidad. Abandoné Ingeniería, estudié Comunicación Social, y ya prácticamente finalizada la carrera, la vida me reunió una vez más con César Miguel Rondón.

Cuando formaba parte de los locutores de Éxitos 90.5 FM en Puerto Ordaz, ahora con Atilano y con él como compañeros, estuvimos juntos en la Preventa de 2007. César Miguel nos visitó en Guayana, y allí en momento breve, le comenté que cinco años antes había ido a aquel foro en donde él participó, y que gracias a él y a quienes invitaron a ese evento, había cambiado de parecer sobre mi vocación. A los pocos segundos, César Miguel recordó el foro, y sonrió dándome las gracias por esas palabras.

Cuando fue su turno de hablar en la Preventa, César tuvo un gesto conmigo que recuerdo1930269_27445691583_7997_n con aprecio. En medio de su discurso, comentó: “Estoy gratamente sorprendido, porque Pedro comentó que gracias a mí y a un foro organizado hace unos años en la UCAB Guayana él decidió estudiar Comunicación Social. ¡Qué bonito que uno sea ejemplo para los jóvenes! Me alegra saber que uno pueda servir de ejemplo para quienes se interesan por el periodismo”.

Desde allí, mi admiración y respeto por el ahora colega se multiplicó, porque seguía viendo en él a un colega digno, a un periodista cuya voz calmada pero muy firme no duda un segundo de buscar la noticia, de explicarnos lo que sucede, de plasmar la alegría en las buenas noticias, pero también la crítica y el repudio a tantos episodios absurdos, bajos, ruines, vergonzosos, pueriles y patéticos que acompañan tristemente cada jornada del venezolano.

En 2008 me fui de Venezuela, igual que los padres de César Miguel Rondón, y desde allí he seguido el acontecer nacional bien sea con él (cuando los husos horarios y mi agenda lo permiten), o por medio de tantos colegas que hacen su labor cuasi rodeados en una especie de El Álamo cada vez más chiquito, más solitario y más incómodo para las fuerzas que desprecian nuestra profesión (o por lo menos a los que nos mantenemos fieles al Código de Ética del Periodista Venezolano).

Ya son casi siete años de mi ausencia de Venezuela, y allí he visto cómo poco a poco periodistas y figuras que se oponen a un “gobierno” corrupto y profundamente ignorante han sido perseguidos, encarcelados, y vejados ante el temor (¿terror?) de quienes dicen tener el control del país. Ante eso, César Miguel ha estado siempre allí, comentando lo que pasa, buscando las facetas de tantas historias, todo ante los oídos atentos de quienes tienen alergia mental a la democracia y la libertad de expresión.

Como figura conocida y opuesta a la ideología dominante, determinó el azar (o temor) del señor chofer que el próximo atacado fuese César Miguel Rondón. Una entrevista al Alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, para conocer su punto de vista sobre la absurda crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela, fue la gota que derramó el vaso.

Conatel, esa especie de ente “regulador” que vigila que el espectro radioeléctrico se use en beneficio del pueblo (entiéndase el gobierno), acusó al colega de tendencioso, manipulador y de no buscar la verdad, por permitir que el alcalde cucuteño (a lo mejor la familia de Nicolás lo conoce), denunciara los abusos cometidos presuntamente por la Guardia Nacional (me niego a llamarla Bolivariana porque no creo que Bolívar, o su creador, Eleazar López Contreras, la hubiesen concebido para ser un cuerpo corrupto, criminal, o cuyos efectivos distan mucho del honor, la disciplina, la decencia o el amor verdadero a la República y no a un partido político).

Lo peor del asunto, es que Conatel y los enchufados de pluma gorda serviles a Miraflores, ante la falta de argumentos, sacaron a relucir un detalle que en un país normal no tendría absolutamente nada de particular: que César Miguel Rondón nació en el Distrito Federal mexicano. Un ardid que en su momento utilizaron para denostar a Marta Colomina por sus orígenes ibéricos.

Vamos por partes. Sobre la entrevista en sí, ¿desde cuándo buscar ambas caras de una noticia es delito? ¿Desde cuándo recabar información diferente a una fuente oficial es un acto reprochable? Causa asombro y hasta risa que Conatel diga que Rondón injuria a la Guardia Nacional, cuando todos sabemos bien la forma en la que actúa este cuerpo “militar”.

Además, ¿acaso el gobierno de Maduro se caracteriza por brindar datos al periodismo? ¿Cuándo fue la última vez que supimos la cantidad de muertos de cada fin de semana? ¿Cuándo fue la última vez que conocimos los estados financieros del Banco Central de Venezuela o de Pdvsa? ¿Cuándo fue la última vez que se indicó el resultado de tantas acusaciones y expedientes de corrupción donde están involucrados funcionarios actuales y anteriores de los poderes públicos?

Acá lo que imperó por parte de César Miguel fue simple y llanamente la búsqueda necesaria de otras aristas sobre esta crisis humanitaria, en la que el Ejecutivo busca que su “verdad” sea la oficial, llena de patrañas de paramilitares, de Uribe, de ataques, e historias de vaqueros. Sólo por osar buscar un punto de vista diferente a esa versión cuasinorcoreana que Maduro y su séquito buscan imponer en Venezuela, es por lo que hoy César Miguel Rondón está ahora en la mira (espero que de forma figurada nada más) de quienes no toleran la disidencia, de quienes luchan día a día por acabar con la democracia que ellos sí disfrutaron en sus primeros años de vida, y que le permitió a su adorado líder fallecido la oportunidad de saltar a la fama con aquel maldito “por ahora”.

Sobre su nacimiento chilango. ¿En qué cambia que haya nacido en DF y no en Venezuela? ¿Lo hace menos venezolano por haber venido al mundo en tierra azteca? ¿Deslegitima el ejercicio periodístico de César Miguel Rondón que se haya criado en la colonia Nápoles, Roma, Doctores o en tantas otras de la capital mexicana? Es absurdo, patético.

Eso de que como no naciste en Venezuela eres menos venezolano suena igual a la opinión de algunos que critican a los que tuvimos que dejar nuestra tierra calificándonos de menos venezolanos. Sobre este punto, me viene a la mente lo dicho por la gran Chavela Vargas, mexicana por cierto, a quien le cuestionaron un día su origen costarricense. Con su estilo, ella respondió: “¡los mexicanos nacemos donde nos dé la rechingada gana!”

Da risa que los mismos que emplean un ardid tan bajo son los mismos que todavía no muestran la partida de nacimiento de Nicolás Maduro, ese ser que tiene el don de la omnipresencia neonatal por haber llegado a este planeta en Los Chaguaramos, en La Pastora, o según otras fuentes, en los dominios del alcalde Ramírez, el mismo al que Rondón entrevistó.

En fin, para no hacer el cuento largo, acciones como las emprendidas contra César Miguel Rondón carecen de cualquier sustento lógico (bastante escaso en estos tiempos). Son muestra del profundo miedo existente en la cúpula gubernamental ante el descontento nacional por la escasez, la inseguridad, la corrupción, la falta de valores, y la catástrofe en la que está sumida la República, y que seguro le cobraremos caro a estos “gobernantes” en las venideras elecciones parlamentarias.

Simplemente, César Miguel puso otra nota (como los periodistas solemos hacer) en la sinfonía de censura del oficialismo, y por eso la celada (término muy de Rondón) para sancionar ese acorde inválido en el pentagrama informativo rojo.

Lo que me resulta triste es que conociendo ahora las circunstancias en las que los papás de mi colega tuvieron que abandonar Venezuela, las viva él ahora en su propia tierra, autoría de un sistema con muchas menos obras y progresos que la dictadura perezjimenista, pero con el mismo espíritu dictatorial que imperó en los 50.

César Miguel: sigue adelante. Que esto sea un impulso para seguir siendo una voz de reflexión, serenidad y raciocinio en medio de tantas miserias. Eres un periodista, y en ti confiamos muchos venezolanos para seguir escuchando y conociendo lo que en verdad sucede. Tienes mi apoyo y mi respeto, el mismo que nació aquel día de 1999 en el que me animaste a ejercer esta profesión de la que jamás me arrepentiré.

Son las 11 con 45 minutos. Que tengas mañana el mejor día posible. Abrazo.

Far Cry criollo

“Nuestro gran y glorioso líder ha arriesgado su vida para sacar a Kyrat de su pasado. Lo sacrifica todo por su patria adoptada y ama a su gente como a sus propios niños. Que la luz de Pagan brille sobre ustedes”.

Propaganda radial sobre Pagan Min (antagonista en Far Cry 4).

far-cry-main-page

Muchos meses han pasado desde mi último escrito, tiempo en el que he seguido de cerca lo que ocurre en mi tierra extrañada, cuyos derroteros son cada vez más absurdos e insostenibles. En este ciclo, le ha pasado de todo al país: inhabilitaciones, peleas por el Esequibo, subidas constantes de precios, inflación, protestas, expropiaciones y hasta saqueos simultáneos en San Félix, Cumaná, y en otras partes de Venezuela.

Este “statu quo” existente en Venezuela me hizo acordarme de Far Cry, un videojuego al que le he seguido la pista desde hace años. ¿Por qué vino a mi mente? Por el cada vez más certero parecido que hay entre esta Venezuela socialista y anómica, y los países o territorios en los que se desarrollan sus historias.

Si no los conocen, les hago un resumen rápido. Far Cry es un juego de acción, en el queFar-Cry-3-2 encarnamos a un mercenario o persona en el lugar equivocado, que llega a diferentes parajes llenos de belleza, flora, fauna y recursos naturales, pero que siempre están sumidos en la miseria, el abandono y bajo el dominio de un líder o gobernante con moral escasa, violencia incontenible y delirios de grandeza. Las armas, homicidios y abusos están a la orden del día, y la autoridad está completamente plegada al poder de turno.

En circunstancias normales, este tipo de juegos nos sorprenden por su visión venezuela-crimen-peligro-mortalultraanárquica hasta que los apagamos. Eso porque sabemos que retornamos a un escenario de normas, leyes y países con caminos de progreso. Pero cuando de trata de Venezuela, el parecido es cada vez más notorio. Dejas de ser parte de un mundo de violencia, desidia y agresión, a ver noticias donde eso mismo no falla en el balance de la jornada, en la vida real.

Tanto en los diferentes Far Cry (van 4), como en la Venezuela socialista, la vida aparentemente perdió mucho de su valor. Mientras en el juego las balas perdidas, ajusticiamientos o combates acaban con la existencia de muchos, en Venezuela se pierden vidas por la misma causa.

468px-Farcry3_d3d11_2012-12-03_16-18-55-43Cada fin de semana, las morgues del país reciben decenas de cadáveres, por lo general víctimas de robos, secuestros, ejecuciones y demás motivos. Algunas veces, un muerto es tan “normal” que hasta se la pasa al ladito para llegar a ese camión volcado que está lleno de comida, todo para saquearlo y llevarse parte del botín.

Mientras en el juego las playas cristalinas de Rook Island, los ríos de las llanuras caballo_muerto1-150x150centroafricanas o los parajes montañosos de Kyrat (país ficticio) se ven llenas de basura o desechos provocados por la falta de cuidado o los mismos conflictos, vemos que Canaima pierde su selva por minería ilegal, el Guaire sigue rodando café y contaminado por Caracas, y el Lago de Maracaibo sigue moviéndose entre la lemna, las aguas servidas y hasta animales muertos que son “depositados” en sus orillas.

Carceles-venzolanasPor lo general, en los diferentes Far Cry, te es fácil conseguir armas (de hecho forman parte de tus misiones). Todos las tienen, y con posibilidades tangibles de hacerlas más poderosas. Ya avanzadito tienes hasta bazookas, ametralladoras, lanzagranadas y rifles de francotirador, todo con precios relativamente razonables en los juegos. En Venezuela es igualito. Pranes con rifles del Ejército, bandas delictivas armadas hasta los dientes en “zonas de paz”, antisociales que tienen “hierros” más arrechos que la misma policía.

21882f0a291ed3832d31d94b9281ef22A eso súmenle los “cuerpos de seguridad”. En Far Cry pueden ir desde simples matones bajo un líder, hasta cuerpos militares más apertrechados que lejos de generar orden, lo adaptan a los intereses del gobernante. Sí, en nuestro país pasa igual. Guardias Nacionales que te roban, policías que se llevan felices parte de algún saqueo (como pasó en San Félix), hombres y mujeres a quienes la ciudadanía les confió su protección, pero que usan sus armas para agredirlos o “echarles gas del bueno”, como dijo una vez el fallecido Hugo Chávez.

CLQPUDhWoAENA7O

En Far Cry 4, por ejemplo, los medios de comunicación existentes están sometidos al hqdefaultrégimen, y sus mensajes son de total adulación y defensa. “El glorioso líder”, “que su luz los ilumine”, “en su infinita bondad”, etc. Es propaganda que siempre está lista para decir su “verdad” y para satanizar a quien se opone. La semejanza con VTV, TVes, Telesur y demás medios es infaltable. No hay día en donde se endiose al fallecido Chávez, o a su torpe heredero político. Medios que jamás publicarán una denuncia o algo malo del gobierno, y donde todos sus errores los achacarán, como siempre, a los sospechosos habituales: la derecha, la CIA, el imperio, los fascistas, los burgueses, los pelucones, y demás seres vivos reales o imaginarios.

maxresdefaultPor último, y entre tantas comparaciones, no fallan los gobernantes en sí. Mientras en Far Cry 3 Rook Island está bajo el yugo de Vaas Montenegro, un psicópata que no duda en matar a alguien si lo vio feo; en Far Cry 4 está Pagan Min, un dios viviente lleno de riquezas y lujos, que rige a un país ficticio cercano a la India lleno de pobreza, opresión y falta de libertades básicas. Tanto Vaas como Pagan Min ejercen un enorme culto a la personalidad (hasta estatuas de oro hay), y sus vidas distan mucho de las del resto de la gente: opulencia, ropa de marca, helicópteros, comida abundante, entre otras. Muchas veces cuentan con lugartenientes o líderes secundarios, que pueden ser más o menos volátiles que ellos, y que también cuentan con un poder casi ilimitado para manejar todo a su antojo.

De Vaas Montenegro o Pagan Min pasamos a un Nicolás Maduro cada vez másimg divorciado de la realidad, más apartado del camino correcto de un gobernante y totalmente carente de los valores que se necesitan para regir a un país. A su lado, también tiene lugartenientes (o lugarcapitanes) como Diosdado Cabello, que muchas veces ejerce más poder que el inquilino de Miraflores.

¿Qué nos espera?

Más allá de lanzarme varias comparativas con un videojuego, el mensaje de fondo es entender que muchos de esos parámetros sociales que teníamos como sociedad civilizada se han perdido o van en camino a eso. Venezuela es cada vez más carente de un marco legal válido, de valores que mantengan a la ciudadanía en un balance. Es ver al país desmembrarse poco a poco, gracias a los delirios de grandeza (o de torpeza) que estos 15 años han dejado.

Vidas que no valen, comida que escasea, moneda que sirve de papel sanitario, geografíaoriente20_saqueo-681x511 mutilada (caso Esequibo) y destruida, civiles que tienen miedo de sus protectores, grupos sin ley que obran sin freno, pobreza que no termina, atraso que echa raíces en el suelo.

Cuando juegas Far Cry, siempre hay un extracto que dice que durante o después de la llegada de los regentes al poder, muchos abandonaron sus casas y huyeron del desastre para preservar sus vidas. ¿Cuántos venezolanos han emigrado en estos 15 años? Según algunos estudios, la cifra llega al millón de personas. Es una cantidad comparable a los refugiados que escapan de zonas como Somalia, Sudán, Siria o demás zonas de conflictos, con las cuales Venezuela tiene lazos, por cierto.

Aunque los diferentes Far Cry hagan referencia a situaciones o lugares ficticios, la verdad es que sus historias quizás han estado demasiado hermanadas con lo que pasa en Venezuela, donde al parecer es de poco interés para este socialismo incluyente que haya gente haciendo colas por harina, leche, aceite, azúcar, cauchos, baterías o demás artículos.

1395556846090¿Qué nos espera? De no haber cambios, y si el que está en el poder “se acostumbra a mandar”, como decía Bolívar, es probable que el país enfrente situaciones muy duras y difíciles (más todavía), que conviertan a Venezuela en Rook Island, Kyrat o en cualquiera de los espacios que sirven de contexto a Far Cry.

La desunión, la apatía, la conveniencia o el desinterés en el desastre que vivimos sólo lo atornilla en la realidad diaria. Sin importar dónde estemos, tenemos que exigir nuestros derechos, demandar esa normalidad que nos quitaron, aferrarnos a ese país en el que crecimos y que conocimos con mucha mejor cara.

Far Cry debe seguir siendo así, un juego, un mundo ficticio que nos siga causando
asombro o risa por lo inverosímil de su mundo, y no pena de que cada vez más se parece a lo que vivimos como venezolanos por no haber tenido el guáramo para impedirlo. Queda a consideración de todos, como el mensaje de la última imagen.

uvcBv5s

Far Cry debe seguir siendo así, un juego, un mundo ficticio que nos siga causando asombro o risa por lo inverosímil de su mundo, y no pena de que cada vez más se parece a lo que vivimos como venezolanos por no haber tenido el guáramo para impedirlo. Queda a consideración de todos.

¡Viva México!

download

Ya son casi seis años que tengo en México, y cada vez que llega un 15 de septiembre escucho en algunos que no hay nada que celebrar, que el país va sin rumbo favorable o que la cantidad de problemas que existen no dan pie para que en la noche se acompañe el Grito de Dolores que realza la nacionalidad de acá.

Yo soy venezolano y lo saben, y aunque respeto las posiciones y contrastes sobre la realidad contemporánea mexicana, sí creo que cada año hay motivos para festejar la independencia. Como dije antes con relación a Venezuela: la tierra no tiene la culpa de los errores o desaciertos de nosotros como ciudadanos o gobernantes. La tierra nos vio nacer, nos alimentó y nos formó. A ella le debemos todo.

Independientemente de los criterios, opiniones y pareceres de quienes son propios de grito-de-independencia-zócaloMéxico, en lo personal sí lo celebro. ¿Por qué? Por todas las bondades, riquezas, cultura y legado que vibra en este país, y aunque no es el mío, me siento ya como un mexicano más, sin olvidar JAMÁS mi origen y costumbres venezolanas.

Si algún mexicano que lee este texto aún tiene dudas sobre el porqué gritar ¡Viva México!, le doy las razones que me hacen gritar a mí, sin importar que no nací acá, sino mucho más al sur.

  • A México hay que celebrarlo por su gentilicio. Aun en mi condición de extranjero mundial-brasil-2014-1901194w620valoro mucho esa energía patria que contagia. Es una nacionalidad conectada por fibra óptica al corazón, que brota en cada momento. Se escucha en las rancheras de Jorge Negrete o del “Chente” Fernández. Se ve en las miles de banderas y águilas presentes en cada esquina del país. Se siente en la amenaza que profesa el himno al “extraño enemigo” que llegue a profanar el suelo, ser al que algunos llaman “Masiosare” por cierto. Es una pasión que va desde una fiesta hasta un “¡eeeeehhhhh p…toooo!” en un estadio.
  • A México hay que celebrarlo por su comida. Son muchos los aportes que el país le imagesha dado al mundo. El mole, los chiles en nogada, las tortillas, los tacos, chalupas, gordas, picadas, pambazos, chilaquiles, enchiladas, quesadillas, romeritos, la birria, el cabrito regio y los frijoles charros son algunos de esos platos que han quedado para el mundo. Y aunque uno no lo coma con tanta frecuencia, se le reconoce lo bailado al chile, ese aliado de muchos y némesis de otros que enciende el paladar sin importar si es piquín, de árbol, habanero, jalapeño, chipotle, chilpaya, u ojo de cangrejo. Ricos platos que se acompañan de tequila, de pulque, de café veracruzano y de horchata.
  • Se celebra a México por su música. Desde los toques clásicos de Agustín Lara, download (1)pasando por las rancheras de Jorge Negrete, Pedro Infante, o Vicente Fernández. México es el sentimiento de José José, lo espontáneo de JuanGa, lo autóctono de Lila Downs o el ritmo de Julieta Venegas. México como tierra es La Incondicional de Luis Miguel, la Chica de Humo de Emmanuel, La Ingrata de Café Tacvba o la de la mochila azul de Pedro Fernández. Es el rock de Caifanes, la letra jodedora de Molotov, los clásicos de Timbiriche, el estilacho de “El Buki”, el antiguo rock de Maná, la cumbia de Los Ángeles Azules. Es el Huapango de Moncayo, mezclado con lo nuevo de Nortec Collective. Es la música de Alejandra Guzmán, pasando por las loqueras de Gloria Trevi y la voz inconfundible de Chavela Vargas. Es la Maldita Vecindad, llena de Jaguares, Zoé y DLD.
  • Se celebra a México por sus tradiciones. Por los altares de muertos llenos de regalos y cempazúchitl, la lotería con el catrín, el barril y la mano. Es el país de La Guelaguetza, del Carnaval jarocho y de las posadas que van de casa en casa. Es el hogar de la limosna para el año viejo y del bolo para los niños.
  • Es la tierra de El Chavo, del Chapulín Colorado y del Doctor Chapatín. Es la casa deEl_Chavo_Cast Cantinflas, es la gracia de Tin Tan, es la valentía de Chanoc y el gusto de Tsekub Baloyán por el cañabar. México es el combate de El Santo contra monstruos y momias de Guanajuato. Es la fuerza de Blue Demon, los rollos en los que se metía Memín, y la joda que le tenemos a Chabelo por su inmortalidad con voz ronca de niño.
  • A México lo celebro por el Pico de Orizaba, el Cañón del download (2)
    Sumidero, el Cofre de Perote, las islas Marías, las playas de Cancún y Acapulco, el desierto de Sonora, la selva chiapaneca, el Coruscant de DF, la laguna de Pátzcuaro, y el Cerro de la Silla. Es el Popo y el Izta, es la Peña de Bernal.
  • Celebro a México por Sor Juana Inés de la Cruz, por Octavio Paz, por Juan Villoro o Paco Ignacio Taibo. Es Carlos Monsiváis, Juan Rulfo y Rafael Pérez Gay, es la prosa de Francisco Martín Moreno que me gusta tanto.
  • Celebro a México por los mayas, los aztecas, los purépechas, los totonacas, Cuauht_mocotomíes, tlaxcaltecas, yaquis y triquis. Honor a Cuauhtémoc, Cuitláhuac, Xicoténcatl, Axayácatl, Nezahualcóyotl y Conín.
  • Celebro a México por la Virgencita de Guadalupe, y que ojalá nos cuide siempre. También le pido a Tláloc, Huitzilopochtli, Quetzalcóatl, Coatlicue, Xipe Totec, Coyolxauhqui, y Chaac.
  • download (3)A México se le celebra por su historia. Soportó la caída de un imperio como Tenochtitlan, aguantó el duro cambio al sistema colonial y comenzó un nuevo camino con el grito del cura Hidalgo ahí en su parroquia en Dolores. Es un país que resistió dos invasiones francesas y aprendió a vivir con el dolor de dos invasiones de Estados Unidos, que le quitaron la mitad de su territorio. Es el país que esperó más de 100 años para obtener la paz, pero que aún la sigue anhelando de forma definitiva.
  • México es la chingonería de Pancho Villa que invadió Columbus, es el ímpetu de Emiliano Zapata que organizó al sur. Es la educación de Benito Juárez y el llamado a respetar el derecho ajeno como garantía de paz.

Podría estar tres horas más enumerando motivos. A México lo quiero mucho, es mi segunda patria y la defenderé tanto como a la mía. Como cualquier país, tiene problemas, defectos y aspectos criticables, pero como dije antes, la culpa es nuestra, no de la tierra en la que estamos.

Mexicano/a: Estés de acuerdo o no con lo que pase, te guste o no el Presidente de turno, le vas al PRI, al PAN, al PRD, Morena o afines; celebra este 15 de septiembre. Celebra tu tierra. Grita fuerte, porque tiene muchos beneficios y maravillas que no existen en otra parte. Si piensas que el país está de la chingada, chécate cómo está el mío ahorita para ver si sigues pensando lo mismo.

Mientras tanto yo me iré a festejar a esta nación a la que le debo tanto y por la que también me esfuerzo. Seré un venezolano que demostraré mi agradecimiento con este país. ¿Y tú?

download (4) ¡Viva México cabrones! Hoy y siempre.