Consejos para el venezolano emigrante

017c7f9c-2574-47bb-8bb4-b2cb6bfcf683_W_00960

Arte cinético de Carlos Cruz Diez en Aeropuerto Simón Bolívar, foto infaltable de quien emigra. Foto: cortesía Notitarde.

Cada vez son más los compatriotas que toman la difícil decisión de dejar Venezuela para probar éxito en otras latitudes. Los motivos son múltiples: inseguridad, mejor calidad de vida, el futuro de los hijos, oportunidades laborales, o simplemente por desconectarse del triste panorama nacional, orquestado por la ignorancia que impera en Miraflores desde hace casi dos décadas.

Los destinos son variados. Muchos optan por Estados Unidos, Colombia, España, Panamá o Argentina, mientras que otros se inclinan por Australia, México, Ecuador y hasta Turquía. Con el paso de los años, las comunidades venezolanas en las urbes del planeta han crecido casi de forma exponencial. En Veracruz, por ejemplo, antes era difícil encontrar venezolanos. Ahora, somos una comunidad organizada donde nos reunimos, nos apoyamos y mantenemos vivo el recuerdo de la tierra que nos vio partir.

Es una sensación agridulce. Por una parte, te alegra saber que tienes cerca a tu gente, con la que puedes hablar y compartir recuerdos de tu vida en Venezuela. Pero por otra, el número creciente te reafirma el estado crítico del país, que obliga a tantos a asumir ese riesgo de aventurarse a lo desconocido y empezar de cero.

En fin. Si usted es uno(a) de quienes decidió irse pronto de Venezuela, o si acaba de llegar a su nueva localidad, le dejo acá algunas recomendaciones para que su experiencia (y la nuestra, ya verá por qué) sea la mejor posible.

1) Planificación: si aún no ha partido de Venezuela, piense bien el paso que va a dar. Emigrar no es lo mismo que el viaje por placer que hizo en el pasado. Hay que analizar profundamente adónde quiere ir, por qué, qué ventajas tiene, qué condiciones posee (inflación, seguridad, empleos, desarrollo, infraestructura, nivel de vida). Muchas personas, por ejemplo, ven a Miami como un destino soñado porque fueron varias veces de vacaciones y era chévere por las tiendas, las playas, o quizás por ese aire que te permite seguir siendo latino y hablar español estando en Estados Unidos. Pero vivir allí no es nada fácil, menos siendo migrante de un país afectado como el nuestro.

dollars-and-euros-background

Prepare bien su presupuesto.

Recuerde: el turismo no es lo mismo que la inmigración. Todos los lugares son muy diferentes si se trata de visitar o de quedarse.

Si pensó el tema como: “Mira compro unos dólares, llego allá y agarro trabajo de lo que sea. No importa que no tenga visa”, tiene altas probabilidades de que haya dificultades a corto o mediano plazo. Incluso fracaso. Es en serio.

Los gastos son elevados y si no hay entradas de dinero pronto los ahorros se van como sal y agua. Una opción es agotar la instancia de trabajar legalmente en su destino. Trate de conectarse con ofertas laborales, o si quiere montar un negocio, tenga ya listo cómo lo armará (incluyendo estudios de mercado, permisos y análisis del lugar al que llegará). Hay páginas que asesoran en la materia.

2) Gaste racionalmente: cuando llegue a su nuevo país, comience de a poquito, limitando sus gastos suntuosos. Evite pensar que como tiene dólares/euros en la mano y comienza una nueva vida, va a empezar por tener pantalla ultra HD, carro del año, y casa lujosa, todo eso sin haber resuelto primero una entrada de ingresos.

Mejor elija una zona triple b (buena, bonita y barata) y los enseres básicos para vivir.

ars_ces_2013_gallery3_15-640x426

Esta tele es muy buena, pero cómprela cuando sepa bien cuáles son sus ingresos y egresos. No apenas llegue.

Créame, poco a poco (si todo sale bien), va a poder comprar paulatinamente esos artículos/propiedades que quiere y que merece. Pero evite hacerlo a la primera.

Muchas veces nos traiciona el pensamiento de “yo no dejé mi casa de pinga en XXX, para vivir en un cuartico sin nada”. Ciertamente, pero eso no es de la noche a la mañana. Lleva tiempo. Primero enfóquese en su estabilidad económica, residencia legal y demás menesteres.

3) Deje la echonería en el avión: Por favor, evite llegar al nuevo lugar con ese pensamiento chauvinista ridículo sobre Venezuela. Está bien querer tu tierra y defenderla, pero de ahí a cacarear “Venezuela es el país más arrecho del mundo”, “es que los venezolanos somos únicos”, “nadie tiene costumbres mejores que las nuestras”, “estos no saben nada porque no tienen cachitos, tequeños, Salto Ángel, hallacas y gaitas” es una reverenda estupidez.

17lgr8

Sea humilde. Deje el chauvinismo en el avión.

Si usted y yo nos fuimos de Venezuela es porque ese país “más arrecho del mundo” está mal. Porque no tiene infraestructura, porque falta comida, porque no se consiguen cauchos o baterías, porque un bachaquero gana más que un maestro y porque los hospitales no tienen medicinas. Así de sencillo.

Dentro de su casa haga lo que guste, pero afuera compórtese como alguien humilde. A partir de su llegada, usted pasa a ser una minoría cultural, étnica o religiosa, y por lo tanto, debe ajustarse a lo que impera en el otro país.

No me malinterprete. Amo a Venezuela, tengo banderas y fotos en mi casa, hago pan de jamón en diciembre y tengo mi Santa Teresa a la mano cuando el paladar lo exige. A mis amigos les digo que mi país es una tierra hermosa de la que estoy orgulloso. Pero hay una delgada línea entre eso y salir con lo de “los venezolanos somos los más arrechos”. Si lo fuéramos, hace rato Chávez o Maduro hubiesen dejado de ser gobierno, y Venezuela sería una potencia de verdad.

4) Sea agradecido: Este punto va en sintonía con el anterior. Agradezca y reconozca lo que el nuevo país está haciendo por usted. Gracias a esa nueva residencia usted tiene trabajo, sus hijos están seguros, disfruta de una mejor calidad de vida, y no debe hacer colas en un supermercado por horas para pelearse, literalmente, por azúcar y harina P.A.N.

Como comenté, cuando emigra pasa a ser una minoría, y debe bailar al son que le pongan. Dé las gracias a EE UU, México, Ecuador, España o la nación que sea, por lo que le da.

Obviamente, tampoco pretenda ser más español que el flamenco, más italiano que la

gracias

Reconozca y valore lo que logra o posee gracias al país que lo recibió.

polenta, más gringo que el tipo de Marlboro, o más mexicano que Emiliano Zapata, renegando de Venezuela o su pasado, porque además de ser estúpido se ve a leguas que uno no es de ahí, por más que imite el acento o demás elementos.

Se trata de ser agradecido, pero asumiendo que se está entre dos mundos: el que se dejó y el que se tiene ahora. Si en un tiempo usted desea ser ciudadano del nuevo país, perfecto, muy bien. Pero no olvide que usted es venezolano de origen. Venezuela no tiene la culpa, sino los que la maltratamos o dejamos que eso pasara.

5) Explore su nuevo destino: Cuando ya esté residenciado en su nueva ciudad, conózcala,7-maravillas recórrala. Vea lo bonito y lo no tanto. Vaya a sitios turísticos, aprenda qué pasó allí, salga a otros estados (cuando pueda, ver punto 2). Si en algunas festividades como Navidad hay tradiciones diferentes, súmese a ellas, participe. Escuche la música local, los deportes de la zona, etc. Con eso demuestra que es buen ciudadano, humilde y que reconoce, sin dejar su gentilicio, las maravillas que le brinda la tierra que lo recibió.

6) Deje las malas mañas en el avión también: Si hay algo que personalmente me molesta y decepciona, es la actitud que muchos compatriotas toman al llegar a un sitio nuevo. No me refiero a lo del punto 3, sino a las malas costumbres.

Si llegó a un nuevo lugar, haga un esfuerzo por seguir siendo o volver a ser un buen ciudadano. No eche basura a la calle, no se pase los semáforos, no raye los sitios públicos, no maneje por el hombrillo, pague sus facturas e impuestos, sea buen vecino, no ponga música a todo volumen todos los días. No deje mal nuestro ya golpeado gentilicio. Compórtese y dé el ejemplo, aun sin importar si la zona donde vive tenga fallas.

Otra cosa: por el amor a Cristo o a la entidad de su preferencia, no vaya a otro país con la meta de fregar gente con negocios trácalas. Muchos venezolanos han sido detenidos e incluso deportados, por hacer negocios turbios que buscan captar ingenuos.

Quizás le parezca buenísimo embaucar gente con productos milagro, pirámides

productos-milagro

Evite la maldita “viveza criolla” buscando a quien engañar. Sea digno y trabaje.

financieras, o defraudando con algo que puede ser necesario para venezolanos o para los residentes. Pero la verdad, si viene con esa meta, mejor quédese. Afuera no lo necesitamos, no lo queremos. Insisto: no deje mal a nuestro ya golpeado gentilicio. Quítese la flojera, la maldita “viveza criolla” y pártase el lomo como muchos de nosotros, de forma digna y responsable.

 

7) Construya un hogar multicultural: Si llegó con familia, haga lo posible porque ellos

diversidad-cultural

Mantenga sus raíces pero también aprenda de la cultura que lo rodea.

también absorban lo nuevo. Evite convertir a su casa en “El Álamo”, donde todo lo del país que lo recibió se queda en la puerta y adentro usted cree que sigue en Venezuela. No se puede tapar el sol con un dedo. Voy de nuevo: está bien tener en casa tus recuerdos, tu música y tus raíces criollas, pero deje que lo local también entre a su hogar.

Por otro lado, si usted forma familia fuera (bien sea que se casó con extranjero(a), o tuvo hijos luego de emigrar), procure enseñarle de dónde son papá y mamá, y sobre el país donde viven. Sus hijos tendrán derecho a la doble nacionalidad (no se las niegue), y debe pensar que Venezuela no siempre estará mal. Ya vendrán tiempos mejores. Si nacieron en España, que sean españoles y venezolanos. Siempre las dos en lo posible.

8) Respete al que se quedó: Que usted tuvo la oportunidad de emigrar es bueno, pero no por ello los que se quedaron son menos. Cada realidad es diferente. Hay personas que no partieron porque su vida está muy arraigada a Venezuela, otras que no cuentan con los recursos, y otras más porque no pueden desprenderse de un familiar. Los que estamos fuera seguimos teniendo parientes con los que hablamos a diario (¡gracias tecnología!) y por los que pedimos que se libren de los males que aquejan al país.

marcan_para_comprar_en_mercal_cortesia_el_impulso

Todos tenemos circunstancias diferentes. El que se quedó no es menos que el emigrante.

Los que aún siguen en Venezuela valen tanto como los que estamos afuera. Todos portamos el gentilicio. No se encumbre en decir que ahora vive en el exterior y que en Venezuela sólo quedaron los de menor ralea, porque ésos son los que están experimentando en primer plano cómo es vivir sin los insumos básicos, con hiperinflación, y con hampa desatada. Póngase en sus zapatos y respete.

Estas son algunas recomendaciones que puedo compartir por acá. Quedan a discreción del lector si las toma o no, porque, al fin y al cabo, cada cabeza es un mundo y cada familia también.

Concluyo con varios aspectos. Ojalá que esta diáspora a la que nos sometió “la revolución bonita” (sic) se revierta algún día y todos, aunque sea de visita, podamos ver de nuevo las ciudades y espacios en los que crecimos y vivimos. Que el talento y el profesionalismo que partió con nosotros sirva de nuevo a los intereses de la Patria.

Asimismo, reitero el llamado a los que ya están afuera, o a los que van a sumarse a nuestro tristemente nutrido grupo a dar lo mejor de sí y demostrar lo que verdaderamente somos como venezolanos. Hagamos el esfuerzo por ser buenos ciudadanos, para que a futuro no sigan asociando a Venezuela con Chávez, Maduro, pajaritos o falta de papel sanitario, sino con educación, disciplina, amabilidad y esfuerzo.

 

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Consejos para el venezolano emigrante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s